Encontrarte a ti mismo

posted in: Uncategorized | 0

Hay un momento en la vida de cada persona en el que se siente totalmente derrotada. De repente el mundo y sus reglas comienzan a asfixiarnos, no sabemos hacia dónde mirar para evitar tener contacto con todas esas cosas que nos hacen daño.

En esos lapsos en que lo único que esperamos es que las presiones desaparezcan o por lo menos dejen de aumentar, es necesario hacer un cambio en nuestras vidas; escaparnos de todo lo que nos oprime y darnos un respiro. La mayoría de las veces en que nos sentimos de esta manera, es porque estamos sufriendo las consecuencias de nuestro propio descuido.

Nos centramos tanto en satisfacer las necesidades de los demás anteponiéndolas a las nuestras, que terminamos por olvidarnos de nosotros mismos y nuestro bienestar. Para remediar esto es probable que lo único que necesitemos sea un pequeño respiro, irnos de la ciudad a experimentar cosas nuevas y a aprender más de nosotros mismos.

Alpinismo

Pocas cosas nos ayudan a probar nuestra resistencia y coraje como escalar una montaña. Enfrentarnos a estos gigantes de árboles y roca puede ser una excelente forma de liberarnos de nuestros problemas. No muy lejos de la Ciudad de México puedes visitar la Trilogía volcánica Pico de Orizaba, Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Visitar una playa virgen

Es muy conocido aquello de que el mar limpia todas las penas y hay algo de razón en ello. No por nada muchas personas deciden ir a desahogarse cada año sumergiendo su cuerpo en agua salada. Lo ideal para desconectarte del mundo es que busques una playa virgen como Celestún, Chacahua y el Madresal o cualquiera donde los lugares comerciales aún no hayan hecho de las suyas.

 

Nadar con delfines

Esta es una actividad que muchas personas consideran terapéuticas debido a las diferentes emociones que experimentan al nadar y sumergirse con estos espectaculares animales. Nuevo Vallarta en Nayarit o Cozumel en Quintana Roo, son excelentes opciones para que realices esta actividad.

Recorrer el desierto

Este tipo de recorridos es casi un mito entre los viajeros alrededor del mundo; al adentrarte al terreno arenoso de lugares como Real de Catorce o el Pinacate será más sencillo encontrarte a ti mismo, pues no encontrarás a muchas personas en kilómetros a la redonda. Pero no te asustes, siempre hay guías que pueden auxiliarte durante tu recorrido.

Acampar en medio del bosque

Imagina que por un par de noches tu única preocupación sea qué es lo que vas a desayunar en la mañana. Suena de maravilla, ¿no?  Liberarte de todas tus preocupaciones acampando en un lugar como Las Palomas en Hidalgo o el Velo de Novia en el Estado de México. Te ayudará a mantenerte en contacto con la naturaleza y te olvidarás por un momento de toda la presión de la ciudad.

Visitar un centro arqueológico

Muchas personas creen que subir hasta la cima de pirámides como las de Teotihuacán o Chichen Itzá es una terapia incluso espiritual, ya que piensan que estos son puntos donde la energía de la Tierra se concentra.

Sumergirte en aguas termales

A menudo, lo único que necesitamos para sentirnos completamente bien es relajarnos y consentir nuestros cuerpos. Para estos casos, lo ideal es buscar un lugar con aguas termales como Hierve el Agua en Oaxaca o Ixtapan de la Sal en el Estado de México, y relajarnos sin importar nada más.

Disfrutar de una feria típica

No es gratuito que algunas personas vean las fiestas y los carnavales como una forma de liberarse y mostrarse tal y como son. Seguramente, cerca de ti algún pueblo está celebrando su feria patronal, deberías darte una vuelta por el lugar y dejarte llevar a través de las luces de los juegos mecánicos y los fuegos pirotécnicos, además de deleitar tu paladar con algunos de los alimentos en los puestos ambulantes.

Road trip a través de pueblos mágicos

Como el recorrido de la Ruta 66 en Estados Unidos —que muchas personas juran que es como un viaje al pasado—, tú también puedes sentir la experiencia en nuestro país. Averigua cuál es el pueblo mágico más cercano a tu localidad y a partir de ahí traza la ruta.

Paracaidismo

Nada como sentir el viento en tu rostro para sentir que estás volando libremente y si es en caída libre mucho mejor. Existen muchos lugares en los que puedes realizar esta actividad sin ninguna preocupación como el Centro de paracaidismo Guadalajara o en Cuautla, Morelos; todos estos sitios cuentan con instructores capacitados.