Las tradiciones en la recepción de una boda mexicana

posted in: Uncategorized | 0

Dentro de los muchos rituales que se practican en México y que tienen un gran arraigo, incluso de costumbres y rituales dependiendo de la zona o la etnia son sin duda las ceremonias de bodas.

Una boda junto a una hermosa recepción y una linda luna de miel son el marco perfecto para una unión de pareja.

Los lugares ideales para una recepción de una boda mexicana puede variar desde hacerlo de la forma más tradicional: iglesia – salón de eventos… hasta algo fuera de la ciudad.

Por ejemplo el contratar algunos de los servicios que pudieran presentar para tal ocasión los hoteles en los Cabos, en Cancún, En Puerto Vallarta, en Manzanillo u otro lugar de playa.

En México una boda no solo implica a un par de personas que desean unir sus vidas y contraer matrimonio, sino que va más allá, por lo general implica: la familia cercana y amigos, que no significa necesariamente sean pocos.

En esta ocasión tocaremos algunos rituales que se realizan a manera de tradiciones en la recepción de una boda mexicana.

Durante una fiesta, todo puede ocurrir y existen ya algunas tradiciones que se realizan y se espera el gran momento, por ejemplo:

“Lanzar el Ramo”: significa que en medio de la celebración se hace una breve pausa para llamar a todas las damas solteras (niñas y señoras mayores incluidas) a la pista de baile y se reúne alrededor de la novia y bailan previamente.

En algún momento, la novia lanza el ramo dando la espalda a toda la comitiva femenina., por lo que es desconocido quién sería la destinataria de las flores.

Se supone que quien atrape dicho ramo será la próxima mujer soltera a casarse.

Obviamente este es un momento crítico para las parejas de las féminas que participan en dicho acto ya que si su pareja gana el ramo… ha quedado “evidenciado” que sería el próximo novio, situación que no obliga a ninguna de las partes… es solo parte de una “bonita tradición”.

“Tirar la liga”. La liga es una prenda, generalmente de color azul que se coloca la novia previamente en su pierna (obviamente debajo de su vestido).

Ahora toca al gremio de los varones pasar al centro de la pista para este número.

En este caso, el novio hace acto de presencia junto a su esposa y con toda la coquetería del mundo introduce sus manos por debajo de su vestido sin exponer a su ahora esposa para retirar de su pierna dicha liga.

Una vez que el heroico novio ha obtenido la anhelada prenda, todos los hombres presentes toman al novio y juegan con él en la pista de baile y bailan una especie de música al estilo funeral recordando a los luchadores de lucha libre, mientras el novio puede ser levantado, lo que simboliza el “fin de su vida”.

Llega entonces el punto en que la música se detiene y lanza la liga sin mirar a los amigos reunidos. Quien consiga cachar la prenda se supone será el próximo a casarse.

Al final de esto es típico que la dama que recibe el ramo y el hombre que consigue el reunirse tienen que bailar una canción juntos frente a toda la fiesta, entonces el resto de los invitados vuelven a la pista de baile y la fiesta continúa.

Como verás, estas tradiciones buscan “empatar” a otra pareja para garantizar una fiesta posterior, situación que no deja de ser solo una bonita tradición.